Memòries del Montjuïc...
i d'altres fets esportius
Memorial Jaume Monzó
Amb la tecnologia de Blogger.

De la piscina 'Folch i Torres'... o aquel niño que miraba el waterpolo pero no veia el partido...

26 de març 2021

(El original de esta entrada fué publicado en el Facebook de Manel Silvestre a finales de 2020. Aquí lo reproducimos contando con su autorización)

Permitirme la licencia, pero esto no va de waterpolo, esto va de sufre el momento y ya curarás tus heridas.

Andaba por la Ronda, allá por los años 1976 o 1979... y vi a una multitud de gente con chándal en lo alto de la escalera en fila india, crucé entre la fila y me encontré a un par de entrenadores gritando: "preparados... ya !!" (¿porqué nunca dirían 'listos', los entrenadores de natación?). Los nadadores empezaron a correr uno detrás de otro, para cruzar la Plaza Folch i Torres hasta la salvación...

A los pies de la escalera la tienda de material subacuático Barragán, donde mas tarde compré ese Turbo de flores rosas en el 1985 por 400 pesetas, con el que cambié los cánticos de la piscina de 25 m. del Canoe del "Silvestre h... per...", al de por "como mola, ese bañata"Después la tienda de música Clave de Sol, después el drogadicto que cada día me pedía 5 duros (25 pesetas, o sea 0,15 €), "ya me pediste ayer", sus colegas en el banco de la plaza, la peluquería, el bar de la esquina y.... allí estaba Ella !... la piscina 'Folch i Torres', la casa del Montju.

En sus gradas de cemento tengo mis primeros recuerdos deportivos, con las banderas verdiblancas, los sombreros de tela con el nombre de los jugadores que hacía mi madre junto a las de otros compañeros; en una piscina repleta hasta la bandera para ver al equipo de Imre Szikora con los Gabriel Villarrubia, Juan López, Javier Vendrell, Ponç Puigdevall, Florentino Villa, Josep Gasch, Joan Sans, Carles Nogueroles, Carlos Martínez, Jordi Alonso, Josep Sans, Enric Bertran, Jaume Fité, Miquel Puig, Pere... y, como no, al gran Salvador Franch, el portero.

Equipo del Montjuïc, campeón de España de waterpolo 1976, 
en la piscina 'Folch i Torres'. Szikora (E), Puigdevall, Bertrán, 
Alonso, Sans, Martinez, Franch. Agachados: Vendrell, Fité, 
Villarrubia, J.A. Martinez, López, Gasch y Villa.
Fuente: Archivo JCE. Fondo Salvador Franch. Ft. Montejano

Me perdía goles, mirando con cara de tonto que es lo que hacía Franch mientras el equipo atacaba. El tío estaba a unos 5 metros de la portería, a la altura de esa valla sumergida de los 25 metros, y mirando o casi divisando cual General, la batalla que acontecía en el otro lado; siempre con esa mirada y estampa de Faraón, impresionante. En aquella época el portero contrario no podía hacer el pase mas allá de los 4 metros de la portería contraria, así que él estaba allí por si había un pase largo.

Las gradas eran una fiesta: los locales subiendo las escaleras a la derecha, los visitantes a la izquierda. Nos poníamos a parir y cuando acaba el partido nos cruzábamos en la escalera y nos despedíamos educadamente. Otros tiempos: "Som un 7 del Paralelu, Som un 7 del Poble Sec", así decía y rezaba la canción de la 'Vecchia Guardia'.

Salvador Franch en plena acción. Con gorro negro, 
Comas, Asensió y Puig siguen su parada.
Fuente: Archivo JCE. Fondo Salvador Franch. Ft. Montejano

La piscina contaba con un gimnasio que hacía las veces de campo de 'basket' donde nos pasábamos horas jugando a ese baloncesto de la calle, sin tiros libres, donde era mejor aguantar los cuatro o cinco tortazos y tirar que pedir la falta, eso sí que era duro.

A las 8 de la mañana nos juntábamos los sábados para darnos leña con los mayores del gimnasio con mi hermano Jordi, Sanchón (si, el entrenador), Piera, Jordi Mestres (el incansable animador del Montju... Montju..!, campeón en los Specials Olimpics en 'basket' y natación) con sus increibles triples, sus hermanos David y Joan, Ramon Sales... me dejo un montón de ellos; seis horas jugando a 'basket' !, de la 8 a las 14.00, se juntaban hasta cuatro equipos y el que gana se queda... así que te jugabas la vida en cada partido.

Hoy tengo que confesar, que aunque tuviera competición de natación o waterpolo lo de las hostias a las ocho de la mañana creaba adicción, así que yo iba... ya justificaría el moratón de alguna manera !.

De entrenador en Sabadell, sobre 2000 o 2001, creamos el equipo 'Fets Pols' - Hechos Polvo - y nos apuntamos a una Liga para saciar nuestra ansia de 'basket'... Digamos que la cosa fue divertida, creo que ganamos un partido en dos años, pero fuimos líderes en sanciones. ¿ Puede ser que mi hermano le llamara reptil a un árbitro ?... creo que si, me moría de risa... lo siento

Ya en el Waterpolo Navarra desde el 2007 retomé la costumbre del 'basket' de calle en Guelbenzu y Larraina por aquello de que quejarse no es una opción. Los James Stanton, Matt Hollan, Eric Carnohan, o Asier Esteban fueron los que mas destacaron en el cuerpo a cuerpo y otros aprendieron a sufrir para defender agónicamente en un 3 contra 3 que te ponía como una moto, donde los Artola, Munarriz, Arriazu y demás se convertían en auténticos especialistas de tres...

Y volviendo a 'Folch i Torres', toda piscina de waterpolo - la nuestra era de 33x16 - que se precie, tendría que tener siempre una portería en el agua. O la poníamos en el foso de saltos o en las dos calles que robábamos a los cursillos. Teníamos tres pelotas Mikasa con la marca en relieve, que duraban unos tres años - no como las de ahora - y que teníamos que pedir 'prestada' de la galería del gimnasio desde el cual nos colgábamos, ya que no teníamos la llave, y rezábamos para que no nos pillara Ramón, el de mantenimiento, porque alguna llave de grecorromana nos haría si nos pillaba.

Horas chutando... y más horas chutando...; y si no el banda a banda de la piscina pequeña, de 1.40,  y paradones increíbles con el impulso del suelo y 1x1 o 2x2... vaya batallas. Y es que todo en esa piscina estaba hecho para durar y no romperse. Las gradas de cemento; la pared del fondo de las duchas de mármol negro; el suelo rugoso de la pileta, donde podía correr como un loco delante de Ramón sin miedo a caerte ya que tenía un "grip" impresionante.

En el 2000 empecé de entrenador en Sabadell y mientras construían 'La Catedral', que la llamaba así por sus columnas, la preciosa piscina de 33,  entrenábamos en la de 50. Un día pasé por la pasarela que conectaba las piscinas y vi que empezaban a poner unas planchas de aglomerado de goma, o arena o yo que sé...; había un trozo en el suelo, lo cogí y lo rompí con las manos fácilmente. Avisé al arquitecto que eso no duraría nada.... "y que sabrá éste..." debió pensar. Los fluorescentes de detrás de la portería, tampoco eran buena idea. Los paneles del mismo material de las paredes tampoco. No me hicieron ni caso. Se gastaron una pasta en redes y en reemplazar las planchas. Era demasiado pija, deja que te explique como es una piscina indestructible como la Folqui para waterpolo !...

Eran buenos tiempos y cayeron los ocho Campeonato de España: el de 1972, en la primera derrota en esta competición del 'Natació' Barcelona desde 1912; después las Ligas de los años 76, 77, 78 y 79; y las tres donde puse mi grano de arena del 84, 85 y 86... además de sendas finales europeas de clubs con el subcampeonato de la Copa y la Recopa de Europa de 1978 y 1982, respectivamente.

Esa piscina fue el motor de ese gran Montjuïc y de la construcción de las instalaciones actuales del Club en la montaña de Montjuic.

Piscina Municipal de 'Folch i Torres', gestionada por el C.N. Montjuïc (*)
Fuente: Archivo JCE. Ft. Josep Brascó

Lamentablemente al desaparecer derribada por la piqueta municipal en el año 2003 se esfumaron una gran parte de socios, que llegaron a ser unos 9000, de manera especial los que pertenecían al barrio y que sería complicado volver a tener.

Era una época de supervivientes. Cuando sangrabas por una hostia en el palo de la portería fija del Barceloneta seguías jugando.... después ya me pondré ocho puntos... "no passa res". Donde un dedo roto lo arreglabas con cinta aislante, que hay partido, después ya le pondremos el yeso.

O una noche en urgencias por un ataque intestinal, retorciéndome en una silla de ruedas hasta las 5 de la mañana donde el doctor te dice "una semana de descanso".... y llamo a Pepe Alcazar por la mañana, le explico y le digo: "te veo en la piscina". Y allí Michel Idoux, jugadorazo francés del Marsella, sale a la contra por la derecha para empatar a seis en la fase de la Copa de Europa en la Sant Jordi.... ya sé donde va a tirar, claro, que es mi batallita; así que la paro, contra y 7-5... se acabaron los dolores.

Años mas tarde en una final de Liga frente al Barcelona, un jugador mío se acerca y me dice: "tengo mocos, que entre otro jugador de titular".... y yo recuerdo: cruzo la plaza, esquivo la llave de grecorromana de Ramón, el puñetazo en la espalda de mi hermano con el que me rompí el dedo, el Turbo rosa, salir a la calle en bañador con los aros de los cursillos por que nos roban las motos, la grada, la valla, las hostias debajo de la canasta sin soltar el balón....

Lo echo de menos, echo de menos la 'Folch i Torres'... todo eso vino a mi mente, así que cogí al jugador del hombro, lo acerqué a la piscina y le dije "tira !..." y le di un empujón... 

Así se forjan los héroes.

Manel Silvestre (**)

(*) La foto fué realizada por Josep Brascó en su condición de fotógrafo profesional antes de dedicarse plenamente al waterpolo. Fué un encargo para la conmemoración del XV Aniversaro del C.N. Montjuïc, en el año 1969

(**) Formado como jugador en las filas del Montjuïc, militó en éste club hasta el año 1993, siendo repetidas veces internacional con el equipo español. Fué premiado con el titulo al 'Mejor Portero' en la Liga española de la temporada 19865-1986. Siguió su carrera en otras entidades. Como entrenador inició sus actividades en su club con el equipo femenino, pasando después por el C.N. Sabadell y actualmente dirige desde el año 2007 el Waterpolo Navarra.

Cap comentari

Publica un comentari a l'entrada

/
© Infinity. All Rights Reserved | © RL Disseny Gràfic